Las pequeñas cosas

Entre otras lecciones, en estos últimos días he aprendido que las pequeñas cosas -materiales o no- van mucho más allá del tópico que las acredita como hacedoras de la felicidad suprema, porque realmente son las que pueden arrancarte una sonrisa en el alma. Pese a las muchas desgracias que nos puedan suceder, esos detalles sin aparente relevancia son capaces de hacer que por un momento las olvidemos (las desgracias, digo) y sintamos un chispazo de luz entre tanta oscuridad.

La sonrisa de un familiar por la mañana, un abrazo con un amigo, un mensaje agradable, una película con final feliz, un helado de limón, una manta suave y calentita, una taza (robada del Starbucks) de café con leche, un piropo durante una conversación en el MSN o la reposición de una serie que te gusta... son detalles nimios, pequeñas cosas carentes de importancia en los problemas reales, pero que al y fin al cabo son las que conforman nuestro día a día, las que realmente pueden hacerte sentir algo parecido a la felicidad.

5 dicen lo que piensan:

Tarn dijo...

Estoy de acuerdo contigo. Como se suele decir es en los pequeños detalles en los que se esconde la felicidad. Son pequeños detalles que te desvían un poco de la rutina del día a día.

j4m3s dijo...

y la verdad, lamentablemente apreciamos más esos pequeños detalles cuando estamos alicaidos. Apreciemos siempre esas pequeñas cosas, y que la casa azul vaya a eurovisión!

Pececillo con volantes dijo...

jeje Creo que ya tienes el secreto para una vida larga y próspera. Solo hace falta que no lo olvides nunca (esa es la parte difícil)

wendy - calderas de condensacion dijo...

cosas mini,as son las que hacen nuestra vida la mejor

Nestor | Calderas dijo...

Como se suele decir es en los pequeños detalles en los que se esconde la felicidad